Apuntes de Biología (o ‘De cómo los garabatos me ayudaron a aprobar mis estudios’)

Recuerdo con cierta rabia cómo en el colegio y en el instituto los profesores me reprendían al ver mis hojas de apuntes esquemáticas, sintéticas y cargadas de dibujos en los márgenes. Recuerdo cómo nadie me pedía los apuntes porque sólo yo era capaz de entenderlos. Y recuerdo también cómo aquellos garabatos me ayudaron a estudiar, no sólo memorizando visualmente los conceptos que debía aprender sino también ubicando los temas en una página asociándolos espacialmente a un dibujo. No se trataba de memoria fotográfica, no, pero sí de una visión conjunta de cada hoja a la que acudía mi memoria en el momento de los exámenes para recuperar las respuestas necesarias.

Mantengo aquel sistema de anotaciones desde hace más de 30 años y cuando veo ahora la importancia que aquella metodología supone en mi trabajo como diseñador de interacción no puedo sino dejar de sonreír.

¿Y por qué les vengo con estos cuentos del abuelo Cebolleta? Ah sí, por este vídeo de Ornana Films que he encontrado en el website de Sunni Brown, experta en técnicas de cómo anotar y presentar ideas visualmente (visual note-taking) y coautora del libro ‘Gamestorming’, un compendio de técnicas de aplicación directa en talleres y grupos de trabajo:

Ver vídeo '(notes on) biology' en Vimeo


(notes on) biology de Ornana Films

Por cierto, llámenlo doodle, sketching, boceting o cómo deseen. Mi padre, quien también poblaba los márgenes del diario mientras hacía el crucigrama y de quien probablemente aprendí a pensar con un lápiz en la mano, lo llamaba ‘dibujar’.

50 cosas peligrosas que deberían dejar hacer a sus hijos

Si tienen hijos o niños pequeños en su casa es muy probable que —como yo— más de una vez se hayan sorprendido a ustedes mismos diciendo “… ¡Al final voy a dejar que hagas eso, a ver si te haces daño y aprendes de una vez!”. La situación que les ha llevado hasta ahí puede haber sido el enésimo intento de trepar por una librería, cerrar una puerta metiendo los dedos en las bisagras o tentar la suerte con los enchufes.

Pues bien, esa es más o menos la filosofía de ‘Fifty Dangerous Things (you should let your children do)’, un libro de Gever Tulley en el que se proponen 50 pequeños experimentos o actividades que pueden causar ciertas molestias o pequeños daños pero que servirían para aprender mediante la experiencia qué cosas pueden ser peligrosas y cómo manejarlas: engancharse los dedos con Super Glue, tocar con la lengua una pila de bajo voltaje, cocinar con el lavavajillas, jugar con fuego, hacer explotar una botella en el congelador, sumergirse en un contenedor de basura… y así hasta medio centenar.

Continúa leyendo 50 cosas peligrosas que deberían dejar hacer a sus hijos