Fierabrás: hemos ampliado la cobertura de espíritus en su zona

Si han ido siguiendo ustedes esta serie de panfletos de Fierabrás, ya se habrán dado cuenta de que la imitación (en este caso sinónimo de copia y plagio), es una práctica habitual de estos ilustres farsantes.

En los tres ejemplos de este post —Maestro Tainba, Profesor Abou y Maestro Alma—parece haber una competencia feroz; los tres aparecieron en la cesta de publicidad del portal de nuestra casa en tres días consecutivos, los tres compitiendo en su oferta por los mejores espíritus, los más rápidos, los más poderosos.  Si estuviéramos hablando de otros lares, seguramente deberíamos utilizar el término ‘espionaje comercial’ o incluso ‘contraprogramación’ pero aquí lo más adecuado sería llamarlo visión… no, mejor ‘videncia comercial’.

Párrafos de los tres panfletos comparando su oferta de espíritus.

Continúa leyendo Fierabrás: hemos ampliado la cobertura de espíritus en su zona

Fierabrás: Maestro Karamba (o, ‘Una solución seria a la crisis inmobiliaria’)

Panfleto del Maestro Karamba

Al Maestro Karamba hay que reconocerle que sabe adaptarse al mercado:

“(…) ayudas a venta de casa, mantener puesto de trabajo (…)”

Algunos de estos servicios ya los habíamos visto en otros panfletos de fierabrás pero, si la memoria no me falla, el Maestro Karamba es el primero en plantear una solución seria (en comparación a lo que se ha propuesto hasta ahora) a la actual crisis nacida del sector inmobiliario.

Contructores, agentes, bancos, tomen nota del teléfono o —mejor aún— contraten a este profesional, total, no creo que haya gran diferencia entre éste y otros consultores o asesores.

Fierabrás: la praxis de Pettit

Desde hace algunos años vengo coleccionando panfletos, flyers y otros opúsculos de todo tipo de charlatanes, videntes y curanderos. Inicialmente, el motivo de conservar estas muestras de apotecarios del bálsamo de Fierabrás era el de recopilar material con el que escribir más tarde una serie de relatos utilizando esta documentación para inspirarnos. Puesto que los relatos van a tardar en ver la luz, hemos decidido compartir con ustedes estas joyas.

Aquí tienen la primera:

panfleto_pettit

Como irán viendo en próximas entregas, un requisito fundamental para realizar un buen panfleto de milagros sanatorios es escribir siempre en mayúsculas y no andarse con remilgos a la hora de adjetivar. En este caso, aún sin ser el ejemplo más pirotécnico, nos ha gustado especialmente este fragmento:

“(…) y aplicar la terapia más adecuada hasta erradicar totalmente y para siempre el maleficio. Más de 50 años de experiencia en la praxis general de anomalías y fenómenos diversos (…)”

Sin duda se trata de un profesional transparente y coherente con sus creeencias. Traduzco: “Te voy a sacar tantas sesiones como hagan falta para robarte hasta el último céntimo gracias a mis 50 años de experiencia en la práctica de la anomalía”.