Proyecto Natal: acercándonos al interface definitivo

En la E3 2009 (Electronics Entertainment Expo) Microsoft ha presentado el proyecto Natal, “una revolucionaria nueva manera de jugar”. Y por los vídeos que han publicado así lo parece. Este es el promocional con el que se ha anunciado:


Vídeo promocional del proyecto Natal, de Microsoft

Pueden visitar la página web de Xbox si quieren seguir la evolución del proyecto y ver otros vídeos con demostraciones que se realizaron durante la E3.

Vía e3insider

¡Buenas tardes, hemos mejorado la cobertura de internet en su zona!

Es muy posible que hayan notado que en las últimas semanas se ha incrementado la actividad de promoción telefónica o tele-márketing: operadores de telefonía móvil, internet, compañías de seguros, proveedores de gas y electricidad,… todos están intentando vendernos sus servicios a base de insistir e insistir a todas horas.

No digo yo que no sea una manera de afrontar la crisis (todo lo que no consigan despachar habrá servido igualmente para dar trabajo a muchos tele-operadores) pero no dejan de ser, literalmente, unos pesados.

¿Cómo librarse de ellos? No es posible.

Pueden ustedes instar reclamaciones, poner denuncias, bombardearlos con emails, enviar cartas a los diarios, recurrir a la OCU… Nada, nada funciona. Ni siquiera el contratar los servicios que les venden, ya que posiblemente les vuelvan a llamar al poco tiempo para ofrecérselos de nuevo.

¿No se lo creen? Miren, en casa tenemos calefacción (instalada por Gas Natural) desde hace más de diez años y cada verano, sin excepción, nos llaman (sí, de Gas Natural) para explicarnos las inimaginables ventajas de un sistema de calefacción financiado en cómodos plazos. Es más, nuestro proveedor de internet (Ya.com) nos llama cada semana para intentar convencernos de que lo inteligente sería contratar sus servicios.

Se lo aseguro, no es posible librarse definitivamente de ellos… Pero si es posible desorientarlos y, con suerte, mantenerlos a raya durante unos días.

Sí, tras años de práctica, hemos conseguido ir puliendo una serie de respuestas que queremos compartir con ustedes para que, en la próxima llamada, puedan ponerlas en práctica. Son verídicas, están probadas y funcionan.

Continúa leyendo ¡Buenas tardes, hemos mejorado la cobertura de internet en su zona!

El verdadero origen del nombre de MSF

MSF son las siglas con las que se conoce a Médicos Sin Fronteras, una organización humanitaria internacional de acción médica que, desde 1971, aporta su ayuda a poblaciones en situación precaria y a víctimas de catástrofes de origen natural o humano y de conflictos armados, sin ninguna discriminación por raza, religión o ideología política.

El origen de MSF se remonta a finales de los años sesenta y principios de los setenta, cuando dos grupos médicos de origen francés decidieron que la acción humanitaria debía adaptarse a los nuevos tiempos cruzando fronteras cuando fuera necesario. En 1999, en reconocimiento a su labor humanitaria, MSF recibió un merecidísimo Premio Nobel de la Paz.

Visite www.msf.es para más información sobre Médicos Sin Fronteras y cómo colaborar con esta organización. Vale la pena.

Hasta ahí todo perfecto. Bravo. Ahora déjenme que les explique nuestra teoría sobre el verdadero origen del nombre ‘Médicos Sin fronteras’.

Sin desmerecer nada las tareas y proyectos que realizan, hay que aclarar que —por lo que hemos podido deducir— ‘Sin Fronteras’ es en realidad un accidente, un ‘defecto’, digamos. Tenemos la teoría de que los miembros fundadores de MSF no sabían leer un mapa ni ubicarse en unas coordenadas angulares geográficas por lo que fueron pasando de país en país dando asistencia médica totalmente desorientados: no tenían ni idea de dónde estaban ni hacia dónde se dirigían. En la época actual, con GPS integrados en cualquier dispositivo móvil, esa incapacidad se ha visto remediada por los avances tecnológicos pero aún es posible detectar a los miembros de esta honorable ONG fuera del contexto de sus proyectos médico-humanitarios.

Me explico.

Nuestros vecinos de la puerta de al lado colaboraron durante muchos años en proyectos de MSF y, a menudo, les visitan colegas y amigos pertenecientes a esa ONG. Pues bien, no hay ni uno que llame al timbre correcto: todos, sin excepción, se pierden en el laberinto cartesiano del interfono o portero automático.

Entiendo que hay diecinueve botones y que no es fácil acertar, especialmente si sólo dispones de una información tan críptica y malintencionada como, por ejemplo, “vivo en el tercero primera”. Entiendo también que podría tratarse de una sucia treta globalizadora que ha cruzado los cables y que a pesar de pulsar correctamente suena donde no debe, aunque en ese caso debería suceder lo mismo con otros pisos, cosa que no ocurre. Incluso, desde un punto de vista parainmobiliario, podríamos decir que la finca se resiste a la división forzada de la tercera planta en dos puertas y mantiene su espíritu en un solo timbre… Podríamos, pero no.

¡Carajo, señores sin fronteras: aprendan de una vez a llamar al timbre correcto!

Web sin palabras

Web without words es una curiosa experiencia realizada por Paul Armstrong, diseñador gráfico que, como divertimento, conceptualiza websites conocidos esquematizándolos, limpiándolos de cualquier elemento visual que pueda distraer: fotos, textos, logotipos, colores etc.

webwithoutwords

Este es un ejercicio muy interesante y recomendable para aquellos que quieran iniciarse en el ámbito de la arquitectura de la información, wireframes y prototipaje, o incluso como ejercicio de análisis o reflexión.

Oigan, no se vayan todavía, falta mi comentario sarcástico porque, seamos sinceros, ¿el mérito sería haberlo conceptualizado antes, no?